La eterna caída de la bolsa de valores

Hace siete años publiqué por primera vez este artículo en mi antigua página web, pero su contenido sigue siendo válido hoy en día. El eterno vendedor en corto y el permanente pesimista siguen existiendo, por supuesto, al igual que los antiguos profetas de la crisis que predijeron el fin del mundo (de la bolsa de valores). Pero nada de eso ocurrió...  


Artículo del blog de 2014:


Hay que reconocer que los tiempos no han sido fáciles para los vendedores en corto durante los últimos 3 años. Se vieron constantemente superados por los alcistas y, una y otra vez, cuando se pensaba que el mercado no podía subir más, llegó el siguiente máximo histórico en el S&P 500 y el Dow. E incluso ahora (12 de agosto de 2014), cuando estamos experimentando "cierta" corrección y algo de aumento de la volatilidad, todavía es incierto si esos tiempos paradisíacos (me refiero al paraíso para mí) volverán. Esto es algo bastante típico para las personas que tuvieron su aprendizaje bursátil en los primeros años después del 11-S. Aquellos eran tiempos inciertos y volátiles en los que cualquier eterno alcista acababa por quedar fuera del negocio.

Primero tuve que "aprender" a invertir en el Dow Jones en fases de debilidad para luego obtener beneficios. Era un juego diferente al que estaba acostumbrado (me gusta aprovechar la volatilidad en todo tipo de mercados). Y mi adaptación tardó demasiado. Por lo tanto, no fue una sorpresa que 2011-2014 no fueran mis mejores años bursátiles, a diferencia de 2008 o 2011, por ejemplo, cuando los mercados bajaron drásticamente. Ese era mi estilo de juego.

El eterno vendedor en corto (y alcista del oro y la plata) tuvo que aprender una vez más una nueva lección en la bolsa de valores: adaptar sus estrategias a las condiciones del mercado. Nunca había experimentado verdaderos mercados alcistas como los de finales de la década de 1990, en los que uno se limita a comprar y a quedarse de brazos cruzados. En teoría, por supuesto, sabía que se podía hacer. Pero... saber que se puede hacer no significa que sea fácil ponerlo en práctica. En algún lugar de mi cerebro se encontraba un pesimista permanente (un pesimista permanente siempre es negativo sobre la dirección futura de los mercados y de la economía en general, pase lo que pase). Nunca se sintió cómodo con la subida constante de los mercados y, por supuesto, si tienes esa tendencia siempre puedes encontrar suficientes argumentos para justificar esa actitud.  

La creencia en una crisis constante puede ser una convicción tan básica que es difícil de eliminar. Y también es una convicción cara. Basta con echar un vistazo a los gráficos a largo plazo para darse cuenta de ello. Como suele ocurrir, estas creencias básicas también tienen una base ideológica. Tuve que esforzarme mucho para ahuyentar a esos perpetuos alcistas del oro, a los que odian a la Reserva Federal, a los propagadores de la inflación y a otros teóricos de la conspiración que vivían dentro de mí. Todo eso nubla tu visión de la realidad. Y la realidad era que: ¡los mercados estaban subiendo!

Si las cosas empiezan a parecer diferentes cuando se produzcan correcciones más pequeñas, y algún profeta de la crisis empiece a sobresalir, no olvidemos que los grandes giros del mercado realmente no se producen tan rápido. Esperemos y veamos si una corrección mayor llega en algún momento. Si lo hace, estaré entre los vendedores en corto, como debería estarlo cualquier trader. Y esta vez, lo juro, ¡mi ajuste será más rápido! 

Zurück zum Blog